Alarmas domóticas

La seguridad en el hogar es algo básico, puesto que es nuestro refugio. Por ello, cada vez más gente instala algún tipo de alarma, entre las que destacan las alarmas domóticas.

Este tipo de alarmas consiste en un sistema de seguridad  formado por varios elementos que garantizan la seguridad del inmueble así como permiten el control remoto de otros sistemas del hogar.

Alarmas domóticas y alarmas técnicas

 Estos sistemas de seguridad nos posibilitan la protección de un inmueble de forma automática y remota desde cualquier dispositivo con conexión a Internet.

El concepto alarmas técnicas es más específico y referido a distintos sensores y elementos encargados de detectar fallos técnicos y averías en un inmueble.

Las alarmas domóticas se vinculan a un dispositivo conectado a Internet (de la misma manera que la alarma), el cual nos posibilita su control de manera remota. Los elementos que forman este tipo de sistemas de seguridad se denominan actuadores domóticos. Las alarmas domóticas llevan a cabo una serie de acciones:

  • Detectar intrusiones en una propiedad.
  • Automatizar y facilitar tareas, como encender y apagar luces o controlar el termostato.
  • Detectar averías, como una fuga de gas o agua.

Elementos de las alarmas domóticas

 Las alarmas domóticas están formadas por un conjunto de sistemas y funciones integradas que permiten el control total de todo lo relacionado con la seguridad del inmueble.

Suelen poseer elementos como sensores de movimiento y actuadores domóticos que les permiten controlar las entradas al inmueble. Dependiendo de los elementos extra que se instalen la seguridad que nos proporcione el sistema será mayor o menor.

Vamos a ver qué elementos suelen estar incluidos dentro de las alarmas domóticas.

Detectores de incendios

 Este tipo de elementos se encargan de percibir humo, llamas o un cambio rápido en la temperatura, lo cual puede ser señal de incendio, evitando así que se produzcan problemas graves.

Los detectores de incendios son obligatorios en empresas con ciertos trabajadores y dimensiones. Además, deberán cumplir con las normas y leyes anti incendios que sean vigentes en el momento de instalarlos y atendiendo a las variaciones que puedan existir dependiendo del tipo de inmuebles. A la vez que los detectores también hay otros elementos de seguridad como los extintores y las alarmas.

Este tipo de detectores están encendidos aunque la alarma esté apagada. Si el detector salta, la alarma se activa, avisando al usuarios y a la Central Receptora, la cual avisará a los servicios de emergencias.

Detectores de inundaciones

 Suelen estar instalados en cocinas y baños y los conforman dos elementos diferentes:

  • Cuerpo del detector: transmitirá la información al detector.
  • Detector: consiste en un cable que va del cuerpo al suelo y es el que detecta los cambios en el nivel del agua o la humedad, haciendo saltar la alarma.

Su funcionamiento es igual que el de los detectores de incendios.

Detectores de fugas de gas

 El último de los elementos clásicos que pertenecen a las alarmas técnicas. Se trata de un detector que percibe fugas de gas. Suelen instalarse en cocinas y negocios donde haya riesgo de fugas.

Está formado por un sensor que detecta la fuga de gases como dióxido y monóxido de carbono.

 

 

Cómo tener tu vivienda protegida  

A veces pensamos que es prácticamente imposible que alguien entre en nuestra vivienda. Y eso que muchos no tenemos ni puertas ni cerraduras de seguridad.

Veamos qué podemos hacer para aumentar la seguridad en tu vivienda.


Seguro de hogar tras reforma

A no ser que tu vivienda esté hipotecada, no debes poseer un seguro del hogar. Pese a que no es obligatorio salvo en esa excepción, lo cierto es que poseer un seguro de hogar es algo recomendable debido a que nos protegen económicamente ante problemas que puedan ocurrir en la vivienda.

Con un seguro de hogar tendremos asegurado el valor de tu vivienda. Dependiendo de las coberturas de tu seguro, si ocurre algún siniestro en nuestra casa, estaremos cubiertos económicamente para volver a dejarla como está antes del siniestro.

En un seguro del hogar se puede decir que nuestra vivienda se divide en dos: el continente y el contenido. Por un lado, el continente incluye las partes fijas como paredes, techos, pavimentos…. Por otro lado, el contenido incluye todo aquello que hay en el interior del continente.

 Al contratar nuestro seguro, es muy importante no infravalorar nuestra vivienda. A veces, cuando contratamos un seguro queremos pagar menos y para eso le damos menos valor a nuestra vivienda o bien contratamos pocas coberturas. Si hacemos esto y ocurre cualquier incidente, no estaremos cubiertos y deberemos pagar los daños.


Alarma para vivienda y otros sistemas de seguridad

Un seguro del hogar nos proporciona seguridad post problema. Es decir, cuando ocurre un incidente, nos pagarán los arreglos para dejar la casa como estaba.

Sin embargo, existen sistemas que nos permiten evitar este tipo de problemas. Uno de los mejores sistemas para ello son los sistemas de alarma para hogar. Las alarmas nos permiten evitar graves problemas en nuestra vivienda como robos, inundaciones, intrusiones no deseadas, incendios…

Para realizar su trabajo, este tipo de sistemas posee diferentes elementos, cada uno con una función. Uno de estos elementos son las cámaras de vigilancia, las cuales nos permiten ver lo que pasa en nuestra vivienda en cualquier momento y, además, usar esas imágenes como prueba.

Que entren a nuestro hogar no es el único problema que puede haber en nuestra casa. También pueden ocurrir otros problemas como incendios o fugas de agua.  Para evitar esto existen detectores que se activan si se produce alguno de los problemas para los que fueron creados.